Reconocer joyas y bisutería auténtica

 

Joyas

Collares

Pulseras

Anillos

Alianzas

Bisuteria

Brazaletes

Diademas

Gargantillas

Pendientes

Prendedores

   

 

index-joyasLas joyas son, sin lugar a dudas, accesorios que le otorgan un estilo muy refinado a nuestra personalidad. Comprar joyas para una mujer puede ser excitante y divertido, entre otras cosas, pero también, en ocasiones, confuso, ¿Por qué decimos esto?, sencillamente porque más de una vez se nos han ofrecido elementos de poco valor disfrazados de “joyas”. Ya sea que estemos considerando regalar estos productos a alguien especial o comprarlos para nosotros mismos, debemos invertir algo de tiempo en aprender la terminología que se emplea en la industria; en este sitio ofrecemos la información necesaria y útil para que sirva como ayuda a la hora de adquirir diferentes piezas de valor.

Esta guía no solo será útil para comprar pulseras, anillos, abalorios o collares de valor, sino también para analizar cuál de todas las opciones se ajusta más a su bolsillo. Para comenzar con este pequeño instructivo haremos referencia a los metales y los materiales que componen las joyas que habitualmente adquirimos, nos referimos al oro y a la plata; la palabra oro por sí sola significa oro puro de 24 quilates. Esta clase es suave y se lo mezcla usualmente con otros materiales para aumentar su dureza; si cuando nos adentramos a una joyería observamos que la pieza no es de 24 quilates, la calidad del quilate es dudosa o al menos debería llevar un certificado de calidad. La mayoría de las joyas, incluyendo a las pulseras y los anillos, está marcada con su calidad en quilates, aunque dicha marcación no es exigida por la ley; cerca de dicha marca, deberíamos notar la de la compañía la cual puede aparecer bajo la forma de un símbolo o iniciales.

Las joyas o bisutería de oro sólido hacer referencia a un artículo confeccionado en oro de cualquier quilate, siempre y cuando el interior de la pieza no se ahueca; las pulseras, anillos o pendientes como demás productos pueden estar enchapados en oro, esta técnica se aplica a artículos que estén mecánicamente enchapados o electro- enchapados sobre una base metálica. Las joyas también admiten otros materiales como lo son la plata y el platino, este último es un metal precioso mucho más caro que el oro usualmente mezclado con otros materiales tales como el iridio, rutenio, rodio y osmio; las marcas de calidad para el platino se basan en partes por mil; un ejemplo claro sería, la marca Platino 900 nos dice que 900 partes de 1,000 son platino puro o, para ser más exactos, el artículo tiene un 90% de platino y 10% de otros metales. La plata o plata fina hacen referencia a un producto que poseen 92,5% de plata, es por ello que están marcados con el número 925; algunas de las joyas son descripta como enchapadas en plata, lo cual quiere decir que a éstas se les unió una capa de plata; de acuerdo a la ley, la plata con marca de calidad debe tener el nombre o una marca registrada de la compañía.

No todo lo que brilla es...

index-diamantesEl oro y la plata no son los únicos materiales con los que se confecciona o se decora una joya; actualmente son cada vez más los anillos, prendedores, aros y demás elementos que llevan consigo piedras preciosas; las de tipo natural son, como su nombre lo indica, las que se encuentran en la naturaleza. Las artificiales son aquellas gemas creadas en los laboratorios también conocidas con el nombre de “sintéticas”; este tipo de gema no posee la rareza de las gemas coloreadas por la naturaleza y por consecuencia cuestan menos que las piedras preciosas extraídas naturalmente.

En cuanto a la medición de estas piedras preciosas, las mismas pueden medirse por tamaño, peso o ambos, la unidad básica que se trabaja para esta medición es el quilate el cual es equivalente a un quinto de un gramo; cuando nos adentramos a una joyería, el joyero debería decirnos si la piedra que estamos observando ha sido tratada; es decir, cuando la piedra no ha sido tratada de manera permanente, ésta requerirá de un cuidado especial.

Los diamantes son otros de los accesorios fundamentales en el mundo de la joyería, su valor está basado en cuatro criterios: corte, color, claridad y quilates; la claridad y el color están por lo general graduados; un diamante puede ser considerado “sin fallas” siempre y cuando no posea imperfecciones superficiales o internas visibles al ser examinado con una lupa de 10 aumentos. Es muy probable que los diamantes de los anillos y pulseras hayan sido tratados para mejorar su apariencia de modos similares a otras piedras preciosas, estos tratamientos mejoran la calidad del diamante aumentando su claridad.